Indicadores de vivienda en el Área Metropolitana de Panamá, 2010

Uno de los mayores retos para la comprensión y el análisis de la situación de la vivienda en Panamá es la ausencia de datos que permitan determinar con precisión las necesidades de vivienda en los diferentes sectores de la población. Esta ausencia de datos aborda tres dimensiones clave en la comprensión de este problema:

  • No existe información de línea base. Estimaciones precisas que permitan identificar el déficit de vivienda, la población y áreas en donde el mismo se concentra no se encuentran disponibles, de forma que faciliten la orientación de las políticas de vivienda.
  • No hay estudios que permitan caracterizar el mercado de la vivienda en Panamá, tanto del lado de la oferta como de la demanda. Se desconoce cuáles son las preferencias, capacidad de pago o número de hogares que demanda proyectos de vivienda. Del lado de la oferta, se generan algunas estadísticas cuantitativas sobre la vivienda que se construye, pero no existen bases de datos que permitan comparar los diferentes proyectos en aspectos relacionados a la calidad del producto que se ofrece, la ubicación, el entorno y el acceso a servicios que pueda tener el mismo.
  • No hay información disponible sobre los impactos derivados de las políticas, programas y proyectos ejecutados por el MIVIOT: el BID ha publicado con periodicidad evaluaciones de las políticas y programas de vivienda social que se realizan en Panamá y el MIVIOT en sus memorias institucionales presenta datos sobre los proyectos y programas de vivienda que realiza, pero no se mantiene un sistema de indicadores que permita evaluar el progreso de las políticas públicas de vivienda, no solo en términos del número de viviendas proveídas, sino de su calidad y de la mejora en la situación de las familias y comunidades beneficiadas con estos proyectos.

Como un ejercicio de visualización, que por un lado facilite el acceso a los datos, y por otro permita tener una referencia descriptiva sobre la situación de la vivienda y la población en el Área Metropolitana, hemos realizado este análisis de la población y vivienda, a partir de datos del Censo de Población y Vivienda del 2010 a nivel de barrios, abordando 4 dimensiones a saber: condiciones de la vivienda, acceso a servicios públicos y condición demográfica y socioeconómica.

a) Condiciones de la vivienda

Para el caso de la evaluación de las condiciones de la vivienda, se consideraron variables relacionadas con los materiales de los cuales están construidas las mismas, con el fin de evaluar las condiciones físicas de las mismas.

Pared de materiales precarios: de las 16,226 viviendas con materiales de la pared precarios en el AMP, el 68.65% se concentran en los asentamientos informales, encontrándose el mayor número en los distritos de Panamá (4,667) y La Chorrera (2,296). El 18% de las viviendas con pared de materiales precarios se registraron en barrios formales (2,929 viviendas), de las cuales el 86% se encontraban en el distrito de Panamá.

Piso de materiales precarios: unas 12,934 viviendas en el AMP tienen pisos de materiales precarios. De este total, el 62% se encuentra en asentamientos informales, principalmente en los distritos de Panamá (3,597 viviendas) y La Chorrera (1,774). En el caso de los barrios formales, 2,630 viviendas con piso de materiales precarios se encuentran en el distrito de Panamá (89% del total). Los barrios de vivienda social tienen un 15% de sus viviendas con pisos de materiales precarios.

Techo de materiales precarios: para el caso de las viviendas con techo de materiales precarios, se encontró que 1,288 viviendas utilizan materiales precarios para los techos, siendo la proporción mayor en las viviendas de barrios formales (57%), que para el caso de la vivienda en asentamientos informales (37%).

b) Acceso a servicios públicos

Un elemento fundamental en la evaluación de la condición de los barrios, y del cual se hace énfasis en las definiciones sobre la vivienda informal, es el acceso a servicios básicos (agua potable, saneamiento, electricidad y recolección de basura), debido a la importancia que estos tienen para la salud y el bienestar de la población. No obstante, hemos considerado incluir datos sobre el acceso a internet y telefonía celular, como una forma de evaluar el grado de integración y participación de los habitantes de las distintas tipologías de barrios identificadas, a la sociedad de la información, condición de relevancia para mejorar los niveles educativos, de participación y de acceso a oportunidades de trabajo, ocio y organización comunitaria.

Saneamiento: unas 87,559 viviendas en el AMP no cuentan con servicio sanitario y deben utilizar letrinas como forma de saneamiento. El 87% de las viviendas sin saneamiento en el AMP se encuentran en asentamientos informales, siendo las viviendas en proyectos de vivienda social las áreas con la menor proporción de viviendas sin saneamiento adecuado (3.35%).

Los distritos con el mayor número de viviendas sin saneamiento en asentamientos informales corresponden a los distritos de Panamá (35,807 viviendas) y San Miguelito (13,034). Los casos de viviendas sin saneamiento en barrios considerados formales corresponden al 10%, concentrándose principalmente en los distritos de Panamá (3,573) y La Chorrera (1,817).

Agua potable: para el caso de las viviendas sin servicio de agua potable en la AMP (7,266) el 90% se concentran en los asentamientos informales, siendo los distritos con el mayor número de viviendas sin este servicio, los distritos de Panamá (3,194) y San Miguelito (1,295).

Para el caso de los barrios formales, solo se encontró un total de 631 viviendas sin agua potable (8.7%), mientras que para los proyectos de vivienda social se encontraron solo 76 viviendas sin agua potable (1%). Al igual que para el caso del saneamiento, los proyectos de viviendas social presentan los menores números y porcentajes de vivienda sin la provisión de estos servicios.

Electricidad: las viviendas sin servicio de electricidad en el AMP corresponden a unas 5,149 viviendas. De estas, el 86% (4,435) se encuentran en asentamientos informales, siendo el distrito de Panamá el que concentra el mayor número (1,844), seguido del distrito de Arraiján (856).

De las viviendas en barrios formales solo el 11% y el 3% de las viviendas de proyectos sociales registraron no contar con servicio de electricidad, totalizando unas 702 viviendas.

Recolección de basura: unas 43,652 viviendas en el AMP no tienen servicios de recolección de basura, de las cuales el 92% se encuentran en asentamientos informales, principalmente en los distritos de Panamá (19,674), Arraiján (10,790) y La Chorrera (7,997).

Al igual que en el caso de los servicios de agua potable, saneamiento y electricidad, son los proyectos de vivienda social los que reportan el menor número de viviendas sin servicio de recolección de basura (solo el 1%), seguidos de las viviendas en barrios formales (6% o 2,633 viviendas).

Internet: en la AMP, unas 135,551 viviendas poseen conexión a internet. De este total, el 17% se encuentra en asentamientos informales (23,574), concentrándose el mayor porcentaje en los distritos de Panamá (9,969), San Miguelito (6,688) y Arraiján (3,325).

La mayor proporción de viviendas con conexión a internet se encuentra en barrios formales (75%), siendo el distrito de Panamá el que concentra el mayor número de viviendas conectadas a la red (69,732). El 8% de las viviendas con conexión a internet se encuentran en proyectos de vivienda social.

Celular: respecto al acceso al servicio de telefonía celular, en el AMP, unas 395,793 viviendas tienen en sus viviendas al menos un celular. De este total, 48% se encuentra en barrios formales, 42% en asentamientos informales y 10% en proyectos de vivienda social.

c) Condiciones socioeconómicas

El análisis de las variables sobre las condiciones socioeconómicas, incluye variables que permiten evaluar: a) el crecimiento poblacional de los barrios, a partir del número de viviendas construidas y la migración reciente (2006- 2010); b) la composición étnica de los barrios; c) la condición socioeconómica de la población a partir de sus ingresos y la afiliación al sistema de seguridad social.

Viviendas construidas 2006- 2010: en la AMP en el período entre 2006 al 2010 se construyeron unas 46,720 viviendas, el 59% de estas en barrios formales, 39% en asentamientos informales y 2.35% en proyectos de vivienda social.
El mayor número de viviendas construidas se dio en el distrito de Panamá con 27,678 viviendas, de las cuales 64.5% corresponden a viviendas en barrios formales y el 33% a viviendas en asentamientos informales. El distrito con la mayor proporción de viviendas construidas entre 2006 al 2010 en asentamientos informales es Chepo (83%).

Nuevos migrantes llegados entre 2005- 2010: en el período 2005- 2010 unas 230,802 personas llegaron a la AMP. De estas, el 35% residen en asentamientos informales, el 59% en barrios formales y 6.36% en proyectos de vivienda social. Los distritos que mayor población atrajeron, fueron el distrito de Panamá (129,483), Arraiján (40,467) y San Miguelito (38,957).

En el distrito de Panamá, el 65% de los migrantes llegados residían al 2010 en barrios formales, el 29% en asentamientos informales y 5.32% en proyectos de vivienda social. El caso del distrito de Arraiján es bastante similar, con el 62% de los migrantes recién llegados en barrios formales, 36% en asentamientos informales y 1.5% en proyectos de vivienda social.

Población Afrodescendiente: en el AMP unas 173,020 personas declararon considerarse como afrodescendientes. De estas, el 49% reside en barrios formales, el 36% en viviendas informales y el 15% en proyectos de vivienda social.

Los distritos que mayor número de población afrodescendiente viviendo en asentamientos informales corresponden a Panamá (28,587) y San Miguelito (21,534). En cuanto a la proporción de población afrodescendiente residiendo en asentamientos informales, son los distritos de Chepo y Capira los que concentran un porcentaje más alto de población afrodescendiente residiendo en asentamientos informales.

Población Indígena: respecto a la población indígena, en el AMP, 56,891 personas declararon pertenecer a alguno de los grupos indígenas que existen en el país. El 60% de esta población reside en asentamientos informales, principalmente en los distritos de Panamá (13,437), Arraiján (13,475) y San Miguelito (5,709).

La mayor proporción de población indígena residiendo en asentamientos informales se encuentra en los distritos de Chepo (84%), San Miguelito (74%) y Arraiján (68%). El 31% de la población indígena reside en barrios formales, y el 8.32% en proyectos de vivienda social.

Población asegurada: unas 490,566 personas se encuentran aseguradas de forma directa en el AMP. De estas, el 53% residen en barrios formales, el 37% en asentamientos informales y 9.9% en proyectos de vivienda social.

La mayor proporción de población asegurada residiendo en barrios formales se encuentra en el distrito de Panamá (60%), mientras que la mayor proporción de asegurados en asentamientos informales se encuentra en el distrito de Chepo (68%).

Ingreso promedio mensual de la vivienda: el ingreso promedio mensual de la vivienda en el AMP es de B/ 1446.06, registrándose los mayores ingresos en el distrito de San Miguelito (B/ 1779.86). El ingreso promedio mensual en los barrios formales fue el mayor según tipos de barrios, (B/ 2055.14), seguido del ingreso promedio mensual en los proyectos de vivienda social (B/ 1051.73) y el menor en los asentamientos informales (B/ 783.87).

El menor ingreso promedio mensual de la vivienda en asentamientos informales se encontró en Chepo (B/ 603.10), mientras que el mayor ingreso en barrios formales se encontró en el distrito de San Miguelito (B/ 2823.66).

Por su parte los ingresos en los proyectos de vivienda social fluctuaron entre B/ 866.47 en La Chorrera y B/ 1071.45 en San Miguelito.

Estos datos deben llevarnos a la reflexión de que es necesario orientar una política pública de vivienda orientada a:

  • Mejorar las condiciones actuales del stock de viviendas existentes. Siendo el 45% de la vivienda en el AMP vivienda informal, se requiere con urgencia programas que permitan por un lado, mejorar las condiciones materiales de la vivienda, y por el otro conectar dichas viviendas a los sistemas de servicios públicos formales.
  • Generar sistemas de indicadores que permitan tener un monitoreo de los avances de la política, a un nivel que permita el monitoreo del impacto de las intervenciones realizadas tanto por agentes públicos como privados.
  • Construir instrumentos de planificación que orienten el mercado de la vivienda en Panamá. Lo hagan más inclusivo territorialmente, estableciendo mecanismos que reduzcan la segregación socioeconómica, que actualmente condena a las personas de menores recursos en vivir en las áreas más inhospitas y peor servidas del Área Metropolitana de Panamá, afectando su salud, calidad de vida y oportunidades de ser partícipes del crecimiento económico que experimenta actualmente el país.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *