Crecimiento económico y expansión urbana: datos y percepciones sobre la realidad urbana

Las percepciones sobre el crecimiento económico y el desarrollo urbano, resultan siempre objeto de debate público entre políticos, empresarios, medios de comunicación y el público en general. Términos como que la ‘situación está lenta’, ‘nada se mueve’ o que ya no hay trabajo en la calle, describen la percepción pública sobre el estado de la economía. En cuanto al desarrollo urbano, pues la sensación de caos, desarrollo acelerado y falta de orden, regulación y planificación, se encuentran entre algunos de los comentarios y titulares más usuales cuando se habla del desarrollo de la ciudad de Panamá.

Cabe preguntar entonces, ¿hasta qué grado son estas percepciones un reflejo de la realidad? ¿Existe alguna forma de reflejar esa realidad sobre una base común sobre la cual podamos estar de acuerdo? Partiendo de esta reflexión, y a través del análisis de algunos indicadores sobre el sector construcción, el mercado inmobiliario, el crecimiento económico y la geografía de la ciudad de Panamá, planteamos algunas consideraciones sobre las tendencias del crecimiento económico y urbano de la ciudad de Panamá.

Duda 1: ¿se encuentra la economía panameña en una fase de caída? de ser así, ¿desde cuándo?

Básicamente la economía panameña ha tenido un crecimiento sostenido desde inicios de este siglo con caídas notables relacionadas con eventos externos, en el 2001 y luego en 2009. En el 2011 la economía panameña fue la de mayor crecimiento en América, pero a partir de ese momento los indicadores muestran su descenso, pasando del 11.8% a 9.22% en 2012 y 6% para el 2014. Resumiendo, el tamaño de los bienes y la actividad producida se redujo a la mitad en tres años, lo que significa que hay una menor generación de empleos debido a que hay menos bienes que se compraron y se produjeron.

El análisis de datos sobre el sector construcción nos permite ver un reflejo de esta reducción del crecimiento económico, con respecto a las actividades que producen bienes en Panamá. Los años 2011, 2012 y 2013 fueron años récord en cuanto a el total de metros cuadrados construidos en la ciudad de Panamá, superando cada uno, el millón de metros. No obstante, para el 2016 la cifra se había reducido a 264,261 m2, o sea un 20% de lo que se estuvo produciendo anualmente durante el boom 2011- 2013.

Entonces, si, en buen panameño, ‘la cosa está lenta’ y esto viene bajando desde el 2012 por lo menos, coincidiendo con el inicio en la caída del crecimiento del producto interno bruto (PIB).

Duda 2: ¿crece de forma acelerada la ciudad? y de ser así, ¿se hace más compacta y densa o sigue siendo dispersa y periférica?

Los datos indican que se construyeron 5.2 millones de metros cuadrados para usos relacionados con viviendas individuales y apartamentos, entre 2011 y la primera mitad del 2016 en la ciudad de Panamá. El 68.5% (3.5 millones de m2), corresponde a construcción en áreas periféricas de la ciudad, a un promedio de medio millón de metros cuadrados al año, el doble de lo registrado en el mismo período para el centro urbano (área que comprende los corregimientos entre El Chorrillo y Río Abajo hacia el este y Bethania hacia el norte).

En términos del número de viviendas construidas, durante este período, se construyeron 27,417 viviendas unifamiliares en la ciudad de Panamá, el 82% de estas en las zonas periféricas (unas 3700 cada año).

Por el lado de los de apartamentos, pues si hubo una mayor construcción de unidades de apartamentos que de viviendas unifamiliares (37,736 entre 2011- 2016), el 69% de estos en el centro urbano. Se observa de igual manera una tendencia durante este período, hacia un aumento de la construcción de edificios de apartamentos en las zonas periféricas de la ciudad.

Estos números nos dan una idea de que tanto y con qué rapidez se construye en la ciudad de Panamá. Si pensamos que una cifra de 3,700 viviendas individuales se construyen en la periferia cada año, y apuntamos que según el Censo 2010, el promedio de viviendas por barrio en los distritos de Panamá y San Miguelito estaba por las 430 viviendas, tenemos que cada año se estarían construyendo el equivalente a 8 barrios nuevos en los distritos que componen la capital panameña.

Por el lado de los apartamentos, la velocidad ha sido aún mayor. Anualmente unos 4,307 apartamentos son construidos en el centro urbano de ciudad de Panamá, lo que equivale a unos 165 edificios de unos 26 apartamentos cada uno.

Tanto la construcción de viviendas individuales en la periferia como de edificios de apartamentos en el centro, imponen presiones sobre los recursos existentes en las comunidades y zonas aledañas donde estas construcciones se dan. Presiones que se manifiestan en las interrupciones constantes en los servicios de agua, saneamiento, electricidad y el colapso de las vías por el aumento repentino del tráfico en las áreas donde se construye.

La ciudad de Panamá sigue un modelo híbrido, en el que se hace más densa en el centro urbano (porque se construyen cada vez más edificios de apartamentos), pero al mismo tiempo se desborda hacia la periferia, generando el doble de espacio construido que en el centro urbano.

Duda 3: ¿pero, qué relación existe entre la reducción del crecimiento económico y la expansión y desarrollo urbano?

Como habíamos indicado en entradas anteriores, uno de los sectores que mayores aportes realiza a la economía es el sector construcción, y mucho de la política económica del país se sostiene por el auge de este sector, ya que en los últimos años se hada una mayor inclinación a invertir y rentabilizar el dinero a través de la inversión inmobiliaria, por parte de los actores privados.

Para muestra, un botón, en los primeros cinco meses de 2015, los créditos nuevos se incrementaron para el sector de la construcción en $238 millones o 20%, las hipotecas en $89 millones o 9.2%, las empresas financieras en $78 millones o 18.4% y el consumo personal e $61 millones o 5.2%. La mayor expansión del saldo del crédito en el Sistema Bancario Nacional se produjo en las hipotecas, con $753 millones, el consumo personal con $447 millones y la construcción con $366 millones.

No sería extraño pensar, que el modelo de la economía panameña está orientado a ser una economía de servicios (financieros y legales) para el sector construcción, aunque esto necesitaría estudios más profundos para poder ser una afirmación categórica.

Básicamente, el fin del ciclo de crecimiento económico en Panamá está marcado en gran medida por el hecho de que se construye menos que antes (y antes digo el 2011 y 2012), lo que significa que probablemente ya no veamos que anualmente se construyen ocho nuevos barrios (de hecho ahora se construye la mitad) en la periferia de la ciudad.

Retomando, lo que planteábamos al principio sobre las percepciones, los datos nos indican que sí, que la economía panameña se encuentra en una fase de desaceleración, luego del boom del 2011- 2012, y que esto ha tenido un impacto en el ritmo de expansión y densificación urbana en los últimos años. A pesar de esta reducción en el ritmo de la construcción, la continua expansión hacia la periferia, es un fenómeno indiscutible, sobre el cual es necesario actuar a través del desarrollo de instrumentos y políticas que efectivamente logren el objetivo repetido innumerables veces por las autoridades urbanísticas, de tener una ciudad más compacta y amigable.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *